12 Mar

Copywriting o cómo aprovechar el poder de las palabras

Elena Martínez
Marketing lover <3

Seguro que alguna vez has escuchado aquello de “para vender no se tiene que notar que quieres vender”. En los tiempos que corren, dicha máxima cobra el estatus de verdad  universal: la venta por insistencia queda obsoleta frente a la venta persuasiva. El copywriting será de ahora en adelante tu arma de seducción.

Voy a hacerte una pregunta y te pido que reflexiones un segundo antes de contestar: ¿cómo te sientes cuando alguien está tratando de venderte algo? Seguramente tu respuesta no sea positiva, dirás que estás incómodo o que te sientes presionado, y rara vez te encontrarás a gusto y relajado. Vivimos tan asediados por tantos mensajes comerciales, que instintivamente huimos de cualquiera que nos quiera vender algo y nos ponemos a la defensiva. A mayor insistencia, mayor desconfianza.

La nueva tendencia supone un giro de 180º. Hay que entrar en la mente del consumidor, dejar de hablar de nuestro producto o servicio y pensar qué es lo que necesitan nuestros clientes potenciales, olvidarse del yo y centrarse en el tú. En definitiva, ser más empáticos

¿Qué es exactamente el copywriting?

Podemos definirlo grosso modo como “convencer a través de las palabras”. Te lo diré de otra manera: el copywriting es la habilidad de redactar textos comerciales que impulsen la acción que buscamos por parte de los potenciales clientes. Dicha acción bien puede ser una suscripción, una descarga, rellenar un formulario, una llamada o, por supuesto, una compra.

La venta persuasiva cogió mucha fuerza con la llegada de Internet, pero su origen se remonta a la época dorada de la publicidad allá por los años 50 -si has visto la serie “Mad Men” ya te resultará familiar-, y se le atribuye a David Ogilvy, quien es considerado el padre de la publicidad moderna. Al parecer tenía un gran olfato creativo, era único conociendo a su audiencia y captando su atención y sus métodos se centraban en horas y horas de investigación.

Entonces… ¿es más una cuestión de inspiración o de trabajo?

Esta vez la respuesta no te la daré yo, el genial Picasso siempre lo tuvo claro:

El copy requiere de muchísima investigación, has de conocer bien a tu cliente, a tu buyer persona. Las mejores ideas no llegan así como así, vienen de salir ahí fuera y hablar con la gente: los vendedores del producto, los fabricantes, tus clientes… e incluso con los que aún no lo son.

👉 Te has ganado una ayudita: Consejos interesantes para superar el bloqueo del escritor

¿Y dónde se aplica? 

En todo lo que te puedas imaginar: páginas web, páginas de venta, correos, anuncios, redes sociales, formularios, descargables… 

El copywriting es un gran aliado del marketing de contenidos (ojo, porque no son lo mismo). Podríamos decir que el marketing de contenidos es la estrategia base y el copywriting es una táctica concreta. Puedes hacer marketing de contenidos sin copywriting, pero tus textos carecerán de gancho, ese “algo” que logre que el usuario se enamore de tu marca. 

10 recomendaciones para ser un buen copywriter

Toma nota de estos 10 tips para escribir textos publicitarios que capten la atención de tu público:

  1. Combina frases cortas y largas: de esta manera, darás variedad y armonía al texto, sin aburrir a tu lector. Emplea un lenguaje ágil sencillo que le haga sentirse cómodo y usa los tecnicismos justos.
  2. Habla directamente a tu público y hazle preguntas: de esta forma le involucrarás en lo que estás contando, como he hecho contigo al comienzo del segundo párrafo.
  3. Abusa de la 2ª persona del singular: recuerda que se trata de olvidarte un poco de ti y hablar más de tu público.
  4. Escribe párrafos breves, de no más de 3-4 líneas: así favorecerás el escaneo previo que realiza el lector antes de abordar el texto y le invitarás a la lectura.
  5. Haz listas, enumera la información para hacer que entre mejor por los ojos y sea más ligera y fácil de procesar.
  6. Incluye verbos de acción: son los encargados de generar una emoción, imprescindible en cualquier texto comercial.
  7. Elimina los adverbios que no aporten nada y reduce el uso de adjetivos: aunque no seas consciente de ello, suenan a “autobombo” y te hacen perder credibilidad.
  8. Emplea títulos y llamadas a la acción atractivos: funcionarán de gancho para inducir al lector a realizar un acción.
  9. Utiliza metáforas (storytelling): si crees que hay una historia que puede encajar con tu producto o servicio, cuéntala. Comparar términos que se asemejen en algo ayudará a comprender mejor el mensaje y conectarás emocionalmente con tu lector.
  10. Lee en voz alta y elimina aquellas palabras que no suenen bien. Es más, te recomiendo que busques una segunda corrección.

Lo que NO debes hacer en copywriting 

Podríamos destacar dos errores garrafales que muchos copywriters cometen: 

  • El primero sería no darle a la investigación previa el valor que realmente tiene. La investigación supone el 80% del trabajo de copywriting: es fundamental conocer al buyer persona, a tu público, el sector, el producto o servicio… todo. Nunca se tiene demasiada información. El 20% restante es la redacción. ¿A que no te lo esperabas?
  • El segundo es copiar a la competencia, imitar lo que hacen otros y aplicarlo a tu mensaje. Trata de ser original y reflexiona por qué las otras marcas hacen lo que hacen. 

Y no, no es una moda pasajera

No se trata de una técnica vacía y sin fundamento, el copywriting ha venido para quedarse. Sus beneficios son importantes: te diferencia de tu competencia, incrementa tus conversiones y complementa y refuerza el Inbound Marketing, que engloba técnicas de marketing online como el diseño web, los blogs, el SEO, las redes sociales o el marketing de contenidos.

Si después de leer este post te has dado cuenta de lo importante que es implementar el copywriting en tus estrategias de comunicación pero no sabes ni por dónde empezar, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

Y tú, ¿a qué esperas para seducir con tus textos?