04 Jul
imagen de cabecera post cro seo

CRO o SEO, una cuestión de prioridades

Carlos

Cuando el responsable de marketing de una empresa se enfrenta a la realidad diaria, donde no existen los presupuestos infinitos y casi todos los resultados urgen, se enfrenta a la temible pregunta de 👇🏻

¿Por dónde empezamos?

SEO, SEM, SMM, Community Management, Desarrollo, Optimización, MarketPlaces… integran un abanico de posibilidades de promoción online que tienen ventajas importantes y que abordan la captación de usuarios desde frentes muy diferentes.

Para resolver esa pregunta es importante conocer la situación de la que se parte y el objetivo que se pretende conseguir, así como los tiempos que manejamos para hacerlo (lo que conocemos como  SMART: Simple, medible, realista y en un tiempo definido).

El SEM conseguirá resultados a corto plazo pero te encadena a invertir constantemente (y por lo tanto te hace más vulnerable a la competencia); el SEO te dará resultados estables y rentables, pero lo hará a largo plazo; el SMM (social media marketing) te ayudará a mejorar tu visibilidad en redes e incrementará tu percepción de marca así como la lealtad de tus compradores, pero también te hace dependiente de la inversión publicitaria y evitará que alcances la rentabilidad con facilidad…

En definitiva: cada decisión es una moneda de doble cara con un lado positivo y otro más negativo.

via GIPHY

Entonces, ¿qué debemos hacer al principio?

La dura realidad es que no existe una respuesta unívoca a esta pregunta, sino que todo depende de la estrategia (que es la parte más importante de cualquier actividad de marketing). Todo debe tener un propósito y estar orientado a un objetivo específico.

En el caso de los ecommerce, el indicador de rendimiento por antonomasia son las “ventas”, que evaluamos superficialmente con tres KPI principales: Ingresos, Transacciones y Tasa de Conversión.

Muchas de las estrategias de los clientes que llegan a Vital Innova están concebidas desde inicio en la captación de tráfico a través de SEO, SEM y Publicidad en Redes Sociales fundamentalmente.

No es un planteamiento descabellado ya que a mayor cantidad de tráfico, mayor número de ventas (recordemos que la media de conversión de un ecommerce “sano” es del 1%, esto es, tan solo uno de los usuarios que llegan a la web acaba realizando una transacción).

Esta lógica, mayor inversión = más ventas, puede suponer que aquellos presupuestos con menor fortaleza financiera acaban siendo fagocitados por la búsqueda de crecimiento y, por lo tanto, convirtiéndose en totalmente dependientes y vulnerables al fortalecimiento de la competencia inherente al propio sistema de libre mercado. En otras palabras:

Si tu crecimiento depende mayoritariamente de la inversión publicitaria acabarás pagando cada día más por tus ventas y dependerás de que tu competencia no sea más potente financieramente.

Para evitar esta situación y “no poner todos los huevos en la misma cesta”, los clientes suelen diversificar la inversión combinando estrategias cortoplacistas (SEM o SMM) con SEO.

Es decir, minimizan su vulnerabilidad a largo plazo a cambio de obtener menores resultados a corto, lo que lleva unos riesgos evidentes a la hora de reportar los resultados y dar cuenta de la rentabilidad del trabajo en marketing.

Pero, ¿y si fuese posible invertir en autonomía sin perder la ventaja del resultado a corto plazo?

Pues lo es, y eso se llama CRO (Conversion Rate Oprimization)

Si en lugar de trabajar inicialmente en posicionamiento orgánico invertimos en incrementar la tasa de conversión, los resultados llegan antes y todas las acciones son mucho más rentables, ahora y en el futuro. Incluso cuando hagamos SEO.

Convertir una tasa de conversión del 1% en el 2% significa vender el doble con el mismo tráfico. Y no conviene olvidar que cada usuario que llega a nuestra web implica gran esfuerzo económico.

imagen de un meme en el que compara el uso de cro en tu estrategia digital

Duplicar tráfico, en muchas ocasiones, significa invertir más del doble. Implementando diferentes técnicas de Conversion Rate Optimization iremos mejorando la tasa de conversión de nuestro comercio electrónico, interviniendo en aspectos diferentes relacionados con la experiencia del usuario: duración de las visitas, disminución del rebote, disminución de la tasa de abandono de carrito, etc. 

🙋🏻‍♀️ Seguro que te interesa: «CRO para ecommerce»

Aunque el CRO es un proceso (no es algo que se establezca una sola vez sino que implica trabajo contínuo de monitorización, análisis, testeo multivariante, etc.), sus resultados aparecen más rápido que los del SEO e influyen en la rentabilidad de todas las acciones de captación que hagamos, no solo en un aspecto en particular. 

¿Qué podemos extraer de todo esto?

Quizá la mejor estrategia de marketing online de un ecommerce, tanto para los presupuestos más grandes como para aquellos más contenidos debería empezar por mejorar la tasa de conversión, invirtiendo en CRO y un buen diseño de la experiencia de usuario antes de plantearse estrategias de pura captación de tráfico, sea cual sea su origen.

Y además, como resultado secundario, mejorar la experiencia del usuario también puede suponer una mejora en las posiciones en los buscadores porque una buena UX es un aspecto muy valorado por los algoritmos.

Y tú, ¿has pensado en la tasa de conversión de tu web y en cómo mejorarla?