19 Mar

Cualidades de un director de marketing que no tienen nada que ver con el marketing

Guerrero (y superviviente) de mil batallas. Ahora, Director de marketing online @ Vital Innova

Vivimos tiempos complicados, inciertos. Nadie en la Universidad creo que haya aprendido a enfrentarse a una pandemia mundial que nos obliga a todos a confinarnos en casa por tiempo indeterminado. 

Sin embargo, creo que es justo en estos momentos donde las verdaderas enseñanzas pueden ponerse en práctica. 

Y cuando digo verdaderas, hablo de las que salen por los poros de la piel casi sin pensarse.

El entorno VUCA, por las siglas en inglés de Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity (volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad), es un concepto del que se comenzó a hablar en la década de los 90 por los soldados norteamericanos para describir el mundo después de la Guerra Fría. Desde ahí se trasladó al mundo empresarial después de la crisis económica del 2008. 

Estas crisis desafían nuestras rutinas y creencias y traen consigo un escenario que viene sin manual de instrucciones desde donde tomar ideas. Proponen retos que obligan a las empresas a adaptar su estrategia desde los cimientos.

Un plan de marketing desarrollado en enero de 2020 hoy casi no vale para nada.

En este nuevo escenario, el equipo es la piedra angular. Dirigir y gestionar el talento con el que cuentan las empresas es el reto más importante y la clave para llevar a cabo la transformación e innovación que permitan llegar a puerto en esta tormenta. 

Como sabéis, dirijo el departamento de marketing de Vital Innova. Una agencia que es 100% marketing online. He tenido el placer y el honor de trabajar con grandes profesionales a mi lado en estos más de 24 años de experiencia. Y en estos días de caos, me puse a pensar qué cualidades requiere o necesita mi equipo de mí que no tengan nada que ver con la técnica. 

Esto es lo que salió. Espero vuestros comentarios y consejos de los que seguir aprendiendo.

Cualidades de un Director de marketing que no tienen nada que ver con el marketing

Saber escuchar: el equipo tiene miedo. Y tú también. No saben qué puede traer consigo esta situación. A qué se tienen que enfrentar, pero tienen necesidad de contar que sienten y cómo les afecta. Cualquier director de marketing que se precie tiene que tener la cualidad de saber ser buen oyente de las necesidades de otros. Para saber interpretar qué necesitan y de qué manera lo quieren. Hoy, esas necesidades las tiene tu equipo. Y necesitan que les prestes atención. 

Transparencia: no sirve de nada ocultar la realidad. Ya lo vimos en la reacción de los primeros días del gobierno. La mayoría de las veces, la realidad te pega en la nuca y te deja en evidencia. Cuanto más transparente seas con tu equipo, mejor será para todos. Esto no significa trasladar decisiones que te corresponden a ti. Simplemente se trata de informar sin ambages y tratar a tu equipo como lo que son: personas adultas que se merecen la verdad en todo momento. En esto, el modelo que siempre ha tenido mi socia y amiga Jeza ha ayudado a que la transparencia en Vital Innova se transforme en un valor también de puertas para afuera.

Confianza: sin esto no hay nada. Dirigir se trata casi siempre de saber a quién, cómo y de qué manera delegar. Confieso que esta parte me cuesta. No por desconfianza sino por ganas de hacer yo mismo las cosas. Muchas veces, por encima de mis posibilidades. Perder la confianza en alguien de tu equipo es casi perder al equipo. Por lo tanto, no dejes que ninguna situación, por tonta que parezca se deje sin aclarar. 

Objetivos y propósito: cuando diriges un equipo, todos los miembros tienen que saber para qué están haciendo lo que hacen y cuál es el objetivo final de cada cosa que hacen individualmente. Muchas veces, cada una de las partes resuelve su tarea a la perfección, pero desconoce el contexto general del proyecto. Esta situación hace que no pueda aportar otra solución que podría ser mejor, más eficiente o más económica para el cliente o la empresa. 

Integración: un equipo es mucho más que la suma de las individualidades. Cada uno puede ser un excelente profesional, pero si es incapaz de trabajar en grupo, aunque eso signifique ceder parte de su optimización de trabajo; no sirve como parte de ese equipo. La tarea del director de marketing es saber “afinar” la orquesta para que suene perfecta cuando tocan juntos todos los integrantes. Tiene que conocer el carácter de cada uno y saber de qué manera encontrarle su lugar para que se sienta parte importante del todo.

Adaptar tareas a perfiles: asignar una tarea a alguien que no está preparado para ejecutarla es decepcionarte y atormentar a esa persona. Si la tarea que tienes que delegar no se ajusta a sus cualidades técnicas o personales, es mejor que le preguntes directamente, con toda confianza si se ve capaz de ejecutarla como tú quieres. En inglés hay un refrán que define muy bien cuando se hace mal esto: “Kick up to kick off”. Si no se ajusta, es mejor delegarla en otra persona o directamente eliminarla de la ecuación.

Para que esto no ocurra, tienes que conocer muy bien a tu equipo y saber exactamente de qué puede ser capaz cada uno y cuál es su potencial. 

Resolución de problemas (profesionales y de los otros): jamás, nunca, por nada del mundo, se nos debe olvidar que trabajamos con personas. Y las personas, a veces tienen días malos, se enferman, deben cuidar de familiares… Ninguna tarea es más importante que la salud mental y física de alguien de tu equipo. Y si una tarea estaba supeditada a que alguien de tu equipo no pueda tomarse una hora, un día o una semana libre por cualquier problema, esa tarea estaba mal definida. Y la culpa también es tuya. Pueden existir también problemas de egos profesionales, de jerarquías, en fin, de personas. Pero para eso también un buen director de marketing tiene saber mediar y volver las aguas a su cauce, por el bien general del proyecto y de la empresa. 

Seguramente me dejo muchas cosas sin mencionar, pero estoy seguro de que estas, por lo menos para mí, son las más importantes. 

Como decía antes, ya llevo más de 2 décadas al pie del cañón y si hay algo que me encanta de mi trabajo, es que no hubo ni un solo día en el que no haya aprendido algo nuevo de mi equipo. 

¿Diriges un equipo de marketing o de otro departamento? Me encantaría conocer tu experiencia.

✋ Pero eh, espera… la consultora en marketing online Litzeidy Carrasco también nos dejo su opinión. ¿Te interesa conocerlo? Mira: «Las 11 cualidades indispensables de un Director de Marketing»