01 Nov

¿Cuánto sabes de ergonomía?

Luis Orozco

En primer lugar tengo que confesar que mi elección del tema no ha sido casual. Ha estado más bien motivada por una lesión de espalda con la que convivo actualmente. Lo confieso ahora en la introducción para intentar que cambiéis el chip a la hora de leerlo porque cuando se está bien uno se cree indestructible, uno piensa “eso no me va a pasar a mí porque yo me cuido, me siento recto”…hasta que ¡Zas!

¿Qué es la ergonomía?

La ergonomía es un tema que hoy en día daría para horas y horas de conversación. No quiero hacer una tesis al respecto pero si un resumen práctico. Empezamos con su definición.

“Es la disciplina que se encarga del diseño de lugares de trabajo, herramientas y tareas, de modo que coincidan con las características y las capacidades de los trabajadores que se verán involucrados. Derivado del griego ergon (‘trabajo’) y nomos (‘ley’), el término denota la ciencia del trabajo”.

Aunque mi definición de ergonomía preferida es algo más simplista:

“adaptar el trabajo al trabajador y nunca al revés”.

Los fundamentos de la ciencia de la ergonomía vienen de lejos, aunque no se sabe con exactitud. Algunos dicen que algunas herramientas egipcias aplicaban ya principios ergonómicos y otros que quizá pertenezcan a la época de la Antigua Grecia. Lo que sí está claro es que desde hace años es un tema de vital importancia, pero…¿Cuánto sabes de ergonomía?

¿Cuáles son los beneficios de la ergonomía?

Aunque todo el mundo conoce las recomendaciones más básicas acerca de la ergonomía, a la hora de planear la vida diaria de una empresa a veces priman más otros factores como ¡la producción! Es importante concienciar al empresario de los beneficios de tener una empresa ergonómica:

  • Disminución de riesgo de accidentes y menor número de bajas laborales.
  • Mayor concentración en lo que se está haciendo, disminución de errores.
  • Menor acumulación de cansancio.
  • Aumento en la tasa de producción o rendimiento.
  • Mejor estado de ánimo.

Diseñar un lugar de trabajo adecuado para el trabajador desde el punto de vista ergonómico es algo que a la larga repercutirá beneficiosamente para la empresa. ¿Cómo hacerlo o cuáles son los principales puntos a los que debemos prestar atención? Los problemas más comunes relacionados con trabajos realizados en oficinas (típico en las TIC) son lesiones músculo-esqueléticas en hombros, cuello, manos y muñecas, problemas circulatorios, molestias visuales…

Y aquí es donde tenéis que prestar atención.

¡Llegan las vitalrecomendaciones!

– Falta de movimiento –

El hecho de estar sentado durante largos periodos de tiempo perjudica a circulación sanguínea, especialmente en las piernas donde la sangre tiene que bajar y subir. Además un exceso de tiempo sentado y una conducta sedentaria aumentan el riesgo de cáncer (sobre todo de colon), obesidad, diabetes, deterioro del sistema cardiovascular, problemas musculares…

RECOMENDACIÓN: es fundamental realizar breves descansos (cada 60-90 minutos) y aprovecharlos para realizar estiramientos, cambiar de postura o caminar un poco. Los expertos lo llaman “micro pausas compensatorias”.


– Espalda –

El dolor de espalda constituye una de las principales causas de baja laboral en nuestro país y el segundo motivo más frecuente de consulta médica, solo superado por la cefalea. La columna vertebral debería mantenerse erguida evitando inclinarse-encorvarse hacia el escritorio o teclado. Esto, sumado al estrés que pone los músculos tensos, termina por hacer presión sobre las vértebras, aumentando el riesgo de desarrollar hernias en los discos lumbares.

RECOMENDACIÓN: espalda recta, pegada al respaldo y utilizar un cojín lumbar con diseño ergonómico.


– Cuello –

Si al dolor de espalda le sumamos el hecho de que la pantalla del ordenador esté situada a un lado y no de frente, el cuello sufrirá las consecuencias. Es un error muy común poner el típico paquete de folios (uno en el mejor de los casos) debajo del monitor hasta dejarlo el más alto de la oficina…

RECOMENDACIÓN: ojos mirando al frente situando la pantalla delante de nosotros, a unos 45-60cm, estando la parte superior de ésta a la altura de nuestros ojos para evitar tener que levantar, inclinar o torcer el cuello. También ayuda a reducir la sequedad ocular.


– Hombros, brazos, muñecas –

Los brazos, a menudo sin apoyo, deben realizar un esfuerzo adicional del que rara vez somos conscientes, para darles a las manos la fuerza para apretar las teclas y mover el ratón.

RECOMENDACIÓN: hombros relajados para liberar presión de la espalda, codos en ángulo recto y pegados al cuerpo, antebrazos rectos y muñecas alineadas para evitar dolor artrítico.


– Pies y rodillas –

RECOMENDACIÓN: la altura de la silla debe ajustarse para que transfiera el peso corporal a través de los glúteos y no de los muslos. Los pies deben estar apoyados completamente en el suelo, y si no se llega debe utilizarse un reposa-pies. Las rodillas deben estar al mismo nivel de tus caderas.


– Otras recomendaciones –

  • Huye de los movimientos repetitivos. Los gestos que se repiten constantemente pueden llegar a sobrecargar una zona concreta de la musculatura y provocar que nos duela. Trata de evitar estos gestos cuando sea posible y, si estás obligado u obligada a realizarlos, presta atención para llevarlos a cabo de una forma correcta.
  • Realiza estiramientos de cuello. Hazlos todos los días y siempre de manera suave y lenta, de arriba abajo, de lado a lado y de oreja a oreja. Los estiramientos son especialmente importantes antes y después de realizar ejercicio físico.
  • Aprende a relajarte y haz ejercicio. Realizar técnicas de relajación o hacer ejercicio de manera regular puede ayudarte a prevenir el estrés y evitar que se acumule tensión en los músculos, especialmente en los del cuello. Igualmente, practicar disciplinas como el pilates o el yoga puede ayudarte, además de a relajarte, a fortalecer el cinturón abdominal y otros grupos musculares de la espalda.
  • Utilizar un teclado con reposamuñecas ayuda a hacer más cómoda la actividad. Además es aconsejable también teclear con suavidad. El escritorio o mesa debe permitir introducir las piernas debajo. La silla debe ser ajustable en altura e inclinación, girar 360 grados y tener apoyabrazos (la verdad que las que tenemos en vitalinnova están genial).

Seguramente la mayor parte de las recomendaciones las habías oído antes, pero, como yo…. la práctica…¡ay la práctica! En realidad son unas medidas muy sencillas cuyo objetivo es nuestro bienestar. Ya que te has molestado leer hasta aquí, aprovéchalas.

¡SALUD!

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de la navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies.

AceptarMás información