09 Jul

Tu página de producto o servicio también tiene que caerse en el túnel

Guerrero (y superviviente) de mil batallas. Ahora, Director de marketing online @ Vital Innova

Tenemos tan incorporado navegar por Internet que no nos damos cuenta que casi todas nuestras decisiones se basan más en el inconsciente que en algo racional.

Esta página está bien diseñada, esta no. Esta página tiene buenas fotos, esta no…

Y cuando pasamos a la siguiente etapa, la de tomarnos el tiempo para leer el contenido, de nuevo nuestra mente sabe casi inmediatamente si en esa página “hay algo para mi” o debo pasar de largo. 

Existen estructuras argumentales para las series, para las películas, para los libros… Y para las páginas web también. Y debido a que casi ningún sitio web (todavía) le presta atención a este detalle, cuando hay alguna en la que alguien si se ha tomado el tiempo de escribir de forma persuasiva, enseguida en nuestra mente se ilumina algo. No significa que esa persona nos termine comprando, pero con la cantidad de información que recibimos al día, que alguien se tome el trabajo de leer todo el contenido de nuestra página, ya es un logro enorme. 

¿Y cuál es la estructura que debería seguir una página de producto o servicio? 

Fácil. El funnel de conversión y las reglas de persuasión de Cialdini acuden de nuevo a nuestro rescate. 

Hoy, en este breve post, te voy a enseñar cómo hacer para que tu página se caiga en el túnel y enamore a todos los visitantes de tu web.

💪 Atraer → Título

Después de las fotos, es el siguiente elemento hacia donde se van nuestros ojos. Inmediatamente pensamos ¿Qué hay aquí para mi?

No te quedes simplemente en nombrar tu producto o servicio. Piensa en las intenciones que pueden tener los usuarios al entrar en esa página. 

🤝 Contacto → Cuerpo

En este punto tienes que pensar en qué “dolor” de ese usuario estás solucionando. Cuál es la necesidad qué ha llevado a ese usuario hasta tu página. 

En Google bautizaron estos dolores como “Micromomentos” y es una buena imagen mental. Porque constantemente, en cada micromomento, estamos necesitando diferentes cosas.

😍 Convencer → Propuesta de valor

Una vez que has logrado el primer contacto, no puedes dejar escapar al usuario por no describir qué te diferencia de los demás. Cuál es tu propuesta y porqué el usuario debería elegirnos a nosotros y no a cualquier otra opción en la pestaña de al lado.

Aquí podemos hacer uso además, de testimonios de otros clientes que hayan comprado el mismo producto o servicio, de valoraciones, de casos de éxito, etc. 

👍 Convertir → Llamada a la acción 

Vale, una vez que el usuario se ha convencido de que no hay nadie mejor que nosotros para solucionarle el problema que tiene, tenemos que ponérselo fácil, muy fácil, para que se convierta en un lead o cliente. 

Para esto, hay que poner mucha atención a la ubicación, el tamaño y la facilidad de uso de nuestra llamada a la acción o CTA (call to action). 

Debemos probar mil veces los botones, formularios, descargas, popups o cualquier otra acción que deba hacer el usuario para transformarse en un fiel candidato a cliente. 

¿Parece fácil, verdad?

Pues haz un recorrido rápido por muchas webs corporativas o tiendas online y te darás cuenta que la gran mayoría tiene estos aspectos descuidados. 

Pero ahora que tú sabes qué estructura debe seguir tu página de producto o servicio, no pases por alto ninguno de estos aspectos. 

Verás como muy pronto notas los resultados.

¿Tienes aún algunas dudas o preguntas? Contacta con nosotros y cuéntanos tu idea. Estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.