30 Mar

Google y su pelea con el contenido basura

Guerrero (y superviviente) de mil batallas. Ahora, Director de marketing online @ Vital Innova
Google contenido basura foto

“El mejor lugar para esconder un cadáver es la segunda página de Google”.

Se le perdió el rastro a esta frase y a su autor en los arcones de los años. Y sin embargo, sigue siendo igual de válida. ¿Por qué? Porque siguen siendo una infinita minoría las personas que van más allá de la primer página de resultados de Google.

Y nada es casualidad. No pasamos a la página dos (y sucesivas) del buscador por la sencilla razón de que los cientos o miles de ingenieros detrás de las diferentes versiones del algoritmo, hicieron excelentemente bien su trabajo.

Hacer bien su trabajo en este caso es que el buscador seleccione para cada uno de nosotros, el contenido más relevante por las palabras que activan la búsqueda y penalicen el contenido considerado basura.

Es por eso que prestan especial atención a cada aspecto de los factores que favorecen el posicionamiento de una página web. Y muy especialmente, a la calidad del contenido que tiene esa web.

De hecho, Amit Singhal, anterior jefe del buscador dijo una vez: “Google depende del contenido de alta calidad creado por maravillosos sitios de internet en todo el mundo, y ciertamente tenemos una responsabilidad en alentar ecosistemas saludables en Internet”.

¿Es perfecto el algoritmo filtrando el contenido basura de Internet?
Por supuesto que no. Pero sin embargo, con los sucesivos cambios de algoritmo, Google ha demostrado que pone un especial interés en ajustar los resultados de búsqueda a lo que la gran mayoría de humanos consideramos “de calidad”.

¿Y por qué es tan importante que Google considere bien mi contenido?
Si tu web no está bien posicionada en Google, no está recibiendo la visibilidad que le permitirá ganar tráfico orgánico. Aspecto vital para cualquier sitio web, ya que representará más de la mitad de las visitas que reciba.
Por este motivo, la calidad y cantidad de contenido es uno de los aspectos que evaluamos en nuestra auditoría de SEO.

¿Y qué considera Google contenido basura o SPAM?
Todo lo que clasifica como Thin Content. No se debe traducir literalmente ya que no es sólo contenido “delgado” o con pocas palabras sino que incluye muchas más cosas.

¿Qué es el Thin Content?
Te lo podría explicar mejor el ex encargado de la lucha contra el SPAM del buscador; el famoso Matt Cutts

¿Qué tipos de thin content hay?

Contenido poco elaborado: ¿penaliza Google tener una página con poco texto? No. Pero tampoco lo premia. Existe cierta discrepancia en cuanto a qué cantidad de palabras tiene que tener un post para que Google lo premie. Algunos hablan que hoy en día ese número está en 1000 o más palabras. Por las dudas, este tiene 1080 palabras 🙂
¿Cómo lo arreglo?
Escribiendo más y mejor. Punto.

Contenido auto-generado: El contenido auto generado suele ser texto formado por palabras que no tienen ninguna relación entre sí, traducciones automáticas con Google Translate o cualquier otro traductor automático, texto scrapeado (de muchas páginas web) o automatizado con algún algoritmo con el simple objetivo de incluir en él, muchas palabras clave.
¿Cómo lo arreglo?
No lo hagas. Sencillamente. No traduzcas nada con plugins automáticos y no incluyas ninguna automatización de edición de contenido. Y si lo has hecho, bórralo y contrata traductores profesionales.

Contenido robado / duplicado: Con el apartado de contenido robado no hace falta explicación. Hay más listos que botellines. En el mundo y en Internet. Hay diversas herramientas para verificar quién se pasó de listo. Copyscape es el más conocido, pero la forma más sencilla es poner un trozo de tu post entre comillas en Google y llorar. Llorar muy fuerte.
Con el contenido duplicado es diferente. Puede ser interno y externo.
En el caso del interno, generalmente se debe a paginados y productos similares o iguales dentro de una misma tienda.
El externo (que no es robado) es causa de la vagancia de los gestores de tiendas online que copian literalmente las descripciones de los productos que ha redactado su proveedor.
Por si todavía queda algún despistado en el año que estamos, no haber seleccionado la opción principal de dominio en el htaccess (con o sin WWW); también se considera contenido duplicado.
¿Cómo lo arreglo?
Los internos con redirecciones canónicas o directamente incluyendo un “no index follow” en aquellas páginas que no quieras que te afecten.
En el caso del duplicado externo, la manera más lógica de arreglarlo es escribir contenido único y original para cada producto y olvidarte de los que te pasa tu proveedor.

Feeds de afiliación: Un feed de datos es muy útil para automatizar tareas y monetizar de forma sencilla algún buen dominio que hayas comprado, pero siempre debe tener contenido que le aporte valor añadido a la web. Si sólo te dedicas a vincular el feed y mostrar los productos, más pronto que tarde tu web se verá penalizada con una pérdida de ranking de posicionamiento.
¿Cómo lo arreglo?
Además del feed, incluye elementos que puedas editar personalmente (revisiones de producto, comentarios, descripciones,…)

Enlaces y textos ocultos: hoy en día debe ser la manera más idiota de ganar una penalización que incluso, puede ser permanente. Google tiene muchas herramientas para ver el contenido que intentas ocultarle al usuario.
¿Cómo lo arreglo?
No haciendo tonterías.

Keyword stuffing: se trata de repetir constantemente y sin mucho sentido lógico, la palabra clave que quieres posicionar en toooodos los apartados de tu página web. También hay cierta discrepancia en cuanto debe ser el porcentaje de repetición de esta keyword dentro del texto. Algunos hablan del 3% y otros más cautos se quedan en 2%. Por las dudas, no repitas de forma forzada y artificial tu palabra clave. Hay herramientas también para medir esta densidad como por ejemplo esta de SEO Books.
¿Cómo lo arreglo?
Escribe para personas y no para Google. Y lee el post en voz alta una vez lo termines de escribir. Si suena artificial y te has pasado de repeticiones, edítalo antes de publicarlo.

Como podemos ver, Google cada vez se parece a un cliente de pescadería. Sólo le gusta el contenido fresco, bueno y de calidad.

No hay que volverse locos intentando generar contenido para que le guste a Google. El mejor consejo es pensar exactamente en qué clase de contenido le interesaría leer a tu público objetivo en cada momento, y tratar de no cometer errores técnicos tontos que nos puedan llegar a provocar una penalización.

Si necesitas los servicios de una empresa de posicionamiento web o quieres saber el estado del posicionamiento SEO de tu web y sobre todo, cómo mejorarlo, no dudes en contactar con nosotros.