30 Abr

Licencias Creative Commons: qué son y para qué sirven

Account Manager

¿Cuántas veces te has enamorado de una imagen que has encontrado en Google y has pensado usarla para decorar tu web o ilustrar tu blog? ¿Y cuántas veces has leído un artículo en Internet que te gustaría difundir en tu espacio online?

Mucho cuidado: cualquier imagen o texto que encuentres por Internet puede estar protegido por ley. Para responder a todas tus preguntas, hoy queremos hablarte de los derechos de los autores y, en especial, de las licencias Creative Commons. 

¿Qué ley protege a los autores en España?

En nuestro país existe la Ley de Propiedad Intelectual, una regulación que protege las creaciones originales literarias, artísticas o científicas realizadas en cualquier medio. Además atribuye a los autores (o a los titulares nombrados por estos) la disposición y explotación de sus propias creaciones durante un plazo de tiempo determinado.

Con esta ley en mente, debes tener en cuenta que existen, en términos generales, tres estatus o tipos de licencias para proteger a las obras y a sus creadores:

Copyright

Es el tipo de licencia más restrictiva de las que existen: únicamente el autor de la obra tiene derecho a utilizarla. La obra, por ello, no se puede transformar ni plagiar, y tampoco se puede sacar beneficios económicos a su costa.

Copyleft

Con este término nos referimos a un grupo de licencias gracias a las cuales el autor puede ceder algunos de sus derechos sobre su creación. El tipo de cesión depende, lógicamente, de lo que el creador quiera.

Dominio público

Es el tipo de licencia más abierta y contempla, esencialmente, dos situaciones:

  • Todo derecho de autor tiene un tiempo determinado de vigencia pero, cuando expira el plazo de protección, la creación queda disponible para el público y puede ser utilizada libremente respetando la premisa de citar el nombre del autor.
  • O, por otro lado, el autor voluntariamente (por un arranque de generosidad o cualquier otro motivo) puede decidir que su obra pase a dominio público, renunciando así al Copyright antes de que termine el periodo de validez.

Cuando vayas a usar cualquier recurso, debes tener siempre en cuenta la Ley de Propiedad Intelectual y este tipo de licencias, porque obviar toda esta información puede traerte muchos problemas legales. Antes de actuar, infórmate. 

Pero ¿y las licencias Creative Commons? ¿Qué son realmente?

Estas son ejemplos de licencias Copyleft y surgieron hace años dentro de la necesidad de proteger a los creadores a nivel mundial (gracias principalmente al trabajo de una organización sin ánimo de lucro fundada por Lawrence Lessig, profesor de derecho en la Universidad de Stanford y especialista en ciberderecho). 

Dichas licencias dan la posibilidad a los creadores de decidir la manera en la que sus obras pueden circular y distribuirse por el mundo online. De hecho cualquier autor puede proteger sus obras bajo una de estas licencia de forma rápida y sencilla, pero para ello debe responder a 4 cuestiones fundamentales:  

  • Reconocimiento: ¿el creador quiere ser reconocido como autor original?
  • Uso comercial: ¿la obra puede ser usada por otros a nivel comercial?
  • Obras derivadas: ¿el creador autoriza la modificación de su obra para la creación de una pieza derivada?
  • Compartir igual: ¿las obras derivadas deben siempre mantener la misma licencia cuando se divulguen? 

Dependiendo de las respuestas que surjan ante estas preguntas, pueden formarse hasta 6 licencias Creative Commos distintas. ¡Veamos cuáles son!

Tipos de licencias Creative Commos

Licencia 1: reconocimiento 

De todas las licencias existentes, esta es la más complaciente y servicial. Con ella cualquier creador permite a las personas interesadas distribuir, ajustar, entremezclar o cambiar su obra, además de usar esta para fines comerciales, solo con una condición: ser reconocido como autor original. 

Licencia 2: reconocimiento – no comercial

Esta licencia permite a otros distribuir, ajustar o cambiar la obra pero con dos condiciones: no se permite el uso comercial y siempre se debe reconocer la autoría del creador original. 

Licencia 3: reconocimiento – no comercial – compartir igual

Esta licencia permite a otros distribuir, ajustar y construir a partir de su obra, teniendo en cuenta tres requisitos: usar la pieza con fines no comerciales, reconocer al autor original y difundir las nuevas creaciones bajo una licencia con los mismos términos.

Licencia 4: reconocimiento – compartir igual

Con esta opción un autor permite a otros distribuir, ajustar y construir sobre la obra original incluso con fines comerciales, pero siempre deben reconocer su autoría y licenciar sus obras bajo los mismos términos. 

Licencia 5: reconocimiento – sin obra derivada

Esta licencia permite la redistribución comercial y no comercial, siempre y cuando se reconozca al autor original y la obra no sufra modificaciones. 

Licencia 6: reconocimiento – no comercial – sin obra derivada

Esta licencia es la más restrictiva de todas. De hecho, con ella un autor permite que otros puedan descargar las obras y compartirlas, siempre y cuando se reconozca su autoría, no se realice ninguna modificación y no puede usarse de forma comercial. 

Todo esto demuestra el cuidado que debes tener al usar una imagen, un texto o cualquier otro recurso que no haya sido creado por ti. Antes de tirarte a la piscina, debes pensar con la cabeza y ser muy consciente de los problemas que puede generarte el infringir la propiedad intelectual. 

Y por supuesto, debes cubrir también tus espaldas y proteger el contenido que tú mismo crees y difundas online. ¡No permitas que otras personas usen tus recursos sin tu permiso!