24 Ago

Cómo tener éxito en el marketing de contenidos y no morir en el intento

Online Marketing Consultant
marketing de contenidos

“Como en una relación, el mercado favorece a aquellos que dan más valor del que piden” – Leslie Bradshaw.

Ya hemos escuchado infinidad de veces esa célebre frase que dice que “el contenido es el rey”, por algo se ha vuelto tan famosa…y es que día a día comprobamos que aportar valor al cliente ofreciéndole contenido relevante es la clave para construir relaciones duraderas en el tiempo.

El marketing de contenidos es una de las mejores herramientas a nuestro alcance para captar la atención de clientes potenciales y mantener contacto con nuestros clientes actuales, independientemente de la etapa del embudo de conversión en la que se encuentre.

Pero es importante tener claro que no se trata de estar por estar ni de escribir por escribir. Nada hacemos con hacer presencia en todas las plataformas disponibles, generando contenido sin sentido, carente de una estrategia y objetivos. La clave es la calidad del contenido que se ofrece, considerando además dónde y cuándo se presentan esos micromomentos que nos permitirán generar conversaciones con los clientes.

¿Para qué se utiliza el marketing de contenidos?

A través del marketing de contenidos podemos:

  • Desarrollar la identidad de marca (branding) al definir el tono, contenidos y formas de comunicarnos con los clientes
  • Incrementar el reconocimiento de marca y posicionarnos en la mente de los clientes.
  • Establecer conversaciones con los clientes, ofreciendo contenido dinámico que permita educar, informar y entretener
  • Mejorar el posicionamiento en buscadores al generar contenido relevante y de calidad basado en un estudio de palabras clave
  • Incrementar el valor de la marca aportando credibilidad y valor a los usuarios
  • Aumentar el alcance y la influencia sobre temas relevantes a nuestro negocio que nos puede convertir en referentes del sector.

¿Qué debe considerar una estrategia de contenidos?

“Para que el contenido sea efectivo ha de tratar sobre la audiencia, no sobre nosotros” – James Chartrand.

Una adecuada estrategia de contenidos debe considerar los siguientes aspectos:

Objetivos

Para la definición de objetivos es importante tener claro dónde estoy y hacia dónde quiero ir, tomando en cuenta que el motor de cualquier estrategia de contenidos debe ser el cliente. Debemos evaluar el embudo de conversión de nuestros clientes y establecer los objetivos para cada una de las etapas (visibilidad, conversión, fidelización).

Los objetivos deben estar bien formulados para que sean eficaces, para ello te recomendamos utilizar la metodología SMART, una regla mnemotécnica asociada a las siguientes palabras: específico, medible, alcanzable, relevante y limitado en el tiempo.

Público objetivo

Debemos definir nuestra audiencia, a quién vamos a hablar, pues un grave error es intentar generar contenido para todo el mundo. En el marketing de contenidos la clave es enfocarse y hablarle a aquellas personas que puedan tener interés en nuestros productos y/o servicios.

Una práctica muy utilizada y que funciona muy bien es definir el buyer persona, que no es más que el cliente ideal, detallando edad, estudios, en qué trabaja, dónde vive, qué piensa, hasta nombre le podemos poner.

Y ¿cómo saber cuál es el cliente ideal?: importante la escucha activa y monitorización social de clientes potenciales, que puede además complementarse con encuestas, estudios de mercado, mapa de empatía, customer journey.

Tono de la comunicación y mensaje

El estilo de la comunicación forma parte de la identidad de marca, por lo que es importante definir cómo quiero comunicarme con los clientes.

Para definir el mensaje debemos evaluar

– ¿Qué le queremos decir a la audiencia?
– ¿Qué quiere escuchar la audiencia?
– De los dos puntos anteriores obtenemos el punto medio: lo que debemos decir

Además debemos considerar variedad de contenido que permita informar, educar, entretener e inspirar, evitando caer en lo monótono.

En cuanto al tono de la comunicación debe existir coherencia con la imagen y reputación de la marca, si se quiere ser cercano, relajado o más bien formal. Lo que se va a decir es tan importante como la forma en que se dice.

Canales

Lo dijimos al principio del post, no se trata de estar en todos los canales ni de estar por estar. Debemos evaluar cuáles son los canales en los que se encuentran nuestros clientes.

Una vez identificados los canales, debemos tener presente que no todos los canales son iguales, por lo que debemos adaptar el contenido del mensaje a cada canal.

Un canal que puede convertirse en tu mejor aliado a la hora de generar contenido e incrementar la credibilidad de tu marca es el blog, así que si aún no tienes uno es el momento de plantearte su desarrollo. Es un sitio propio en el que estarán recopilados todos los contenidos que generes, ayudando además a mejorar el posicionamiento en buscadores.

Plan de contenidos

La elaboración del plan es vital pues en él plasmaremos el detalle de las publicaciones en cuanto a frecuencia, horarios, plataformas, tipo de contenido, clientes a los que va dirigido. Te recomendamos que elabores un plan mensual y, al final de cada mes, evalúes los resultados obtenidos realizando luego los ajustes necesarios para el mes siguiente. Es un plan que no debe estar escrito en piedra sino que vamos a ir optimizando en el tiempo.

Medir, medir, medir

Si hay algo que no pasa de moda son las métricas. Medir cada una de las acciones realizadas es importante para saber si estamos cumpliendo con los objetivos planteados, o si por el contrario, se deben realizar ajustes.

Además, las métricas permiten conocer cada vez más nuestro público para ofrecerle lo que realmente está buscando.

¿Qué métricas considerar?

Analítica web y posicionamiento SEO: visitas a la página, tasa de rebote, duración de la visita, conversiones, páginas de salida, canales, usuarios nuevos y recurrentes, páginas de destino.
Redes sociales: me gusta, compartidos, interacciones, comentarios, seguidores.

 

Importante: Cada uno de los elementos de la estrategia de contenidos debe considerar el embudo de conversión, ya que en cada etapa el cliente se encuentra en una relación diferente con tu marca, así que el contenido que le ofreces debe ser diferente.

¿Necesitas ayuda para elaborar tu estrategia de contenidos? Contacta con nosotros.