22 Nov
Newsletters

Newsletters: cómo mejorar tus emails para enamorar al público

Content & Social Media Manager

¿Cuántas veces has abierto tu cuenta de correo un lunes en la oficina y te has encontrado con una larga lista de newsletters que no te interesan nada? ¡Seguro que millones! Al final la reacción de todos es la misma: seleccionar los emails y dar a la tecla de borrar sin ni siquiera abrirlos.

Eso no significa que las newsletters no sean efectivas. Muchos profesionales creemos que estas son herramientas muy útiles para mantener una comunicación directa con nuestros clientes. Pero hay que pensar bien todos los detalles para destacar frente a la competencia y conseguir los objetivos que tengamos en mente.

En este post de hoy quiero darte la información necesaria para tener éxito. Si tu empresa quiere comenzar a usar esta herramienta o, por el contrario, ya la usa pero quiere mejorar, este es tu momento.

Pero empecemos por algo básico…


¿QUÉ ES REALMENTE UNA NEWSLETTER?

Se trata de una publicación digital que se envía por correo electrónico con cierta periodicidad (cada día, semana, mes, trimestre u otro periodo determinado). La temática puede ser variada y puede incluir desde novedades de productos hasta noticias de la empresa, noticias del sector u ofertas periódicas.

A pesar de no parecer gran cosa, las newsletters suelen ofrecer numerosas ventajas a las empresas como estas:

1. Su bajo coste

Es una solución mucho más económica que los folletos o los boletines impresos, ya que el responsable ahorra tiempo, costes de impresión y gastos de envío.

2. Su rapidez y comodidad

Podemos elaborar una newsletter desde cualquier lugar y en sólo 15 minutos. Y en cuanto damos al botón de enviar, la información llega directamente a los destinatarios (ahorrándonos tiempo y angustia).

3. La promoción y visibilidad que ofrece

El envío constante de información permite al remitente darse a conocer, mostrar su voz y convertirse en un referente. Los destinatarios conocerán a la marca o al remitente de primera mano (sin intermediarios) y tendrán un contacto directo con él.

4. Su trazabilidad

Enviar una newsletter a través de una de las mil plataformas especializadas que existen nos permite conocer importantes datos como el número de emails enviados, el número de apertura, el número de clics o la información más leída. Todo ello nos ayuda no sólo a conocer a nuestros destinatarios, también conocer nuestros fallos y optimizar nuestras estrategias.

Dicho todo esto, ¿qué consejos pueden ayudarte a mejorar? ¡Sigue leyendo!


CONSEJOS PARA MEJORAR TUS NEWSLETTER.

1. Define tus objetivos

Muchas empresas se lanzan a la piscina sin haberse preguntado algo esencial: “¿qué es lo que realmente quiero conseguir con mis newsletters?”. Si no respondes a esta cuestión, te resultará muy difícil organizar en condiciones toda la estrategia posterior: qué contenido presentar, cómo presentarlo, cuándo enviar los emails, etc.

Pero ¿qué objetivos puedes plantear? Las newsletters no sólo sirven para vender. Con esta herramienta podemos conseguir tráfico, obtener leads, fidelizar a nuestra audiencia, informar sobre eventos especiales… todo lo que nos podamos imaginar. Sólo hay que saber definir bien qué necesitamos dentro de nuestra campaña de Inbound Marketing.

2. Pide siempre permiso

No, no vale reunir todos los correos de tus contactos y enviarles newsletters porque si. Las personas que reciban este tipo de emails deben haberse suscrito y haber aceptado recibir esta información. Si no tus mensajes pueden acabar en la bandeja de SPAM (y tú puedes recibir alguna denuncia por inclumpir el Reglamento General de Protección de Datos). ¡TEN MUCHO CUIDADO CON ESTO!

3. Envía newsletters adaptados a cada público

Se acabó la tendencia de mandar a todos nuestros clientes las mismas informaciones. Ha llegado el momento de personalizar tus mensajes. Si tu empresa quiere triunfar, debe aprender a comunicarse con cada cliente (o grupo de clientes) de distinta forma porque no todas las personas son iguales (ni a todas les interesan las mismas cosas).

Lo mejor de todo es que existen herramientas muy desarrolladas que nos pueden ayudar, segmentando a nuestros suscriptores por características, necesidades e intereses. Podremos así mandar newsletters personalizados para cada grupo, consiguiendo llegar al corazón de cada cliente con contenido relevante para ellos.

4. Piensa bien el asunto del email

El subject (o asunto) de tus newsletter es algo fundamental, porque será lo primero que tus contactos vean. Aunque cada asunto puede leerse en tan sólo unos segundos, será lo que convenza a los destinatarios para abrir o no tu emails (de hecho el 33% de los destinatarios de un correo deciden si abrirlo o no en función del asunto del mensaje).

Por eso ¡EVITA ESCRIBIR UN ASUNTO ESTÁNDAR O ABURRIDO! Y sigue estos consejos:

  • Sé original y creativo.
  • Da sensación de urgencia.
  • Genera expectativa.
  • Evita palabras que se consideren SPAM (como gratis, etc.)
  • Y utiliza emojis (pero tampoco te pases).

Tienes que conseguir que el asunto impácte, seduzca y cree misterio para que los receptores se animen a continuar leyendo (y no borren tu email junto con otros mil correos).

5. Trabaja bien el diseño

Igual de importante que el asunto es el diseño. De hecho uno de los objetivos principales de tu estrategia de email marketing debería ser diseñar una newsletter que deje a todos tus suscriptores con la boca abierta.

Es cierto que, cada vez que digo estas palabras a algún cliente, muchos responden lo mismo: “¡Yo no puedo hacer un diseño super profesional porque no soy diseñador gráfico!”… pero eso, Señor Lector, no es una excusa para diseñar un email atractivo. La mayoría de los programas de envío masivo de emails incluyen plantillas que pueden modificarse fácilmente para crear correos personalizados, bonitos y atractivos. Cualquiera, desde un niño pequeño, puede crear algo agradable y seductor.

Pero recuerda: aunque los emails deban ser creativos y sorprendentes, al mismo tiempo tienen que ser simples y efectivos. Y ten en cuenta todos estos puntos:

  • Mejor utilizar fondo claro y letra oscura.
  • Mejor usar colores vivos.
  • Importante poner llamadas a la acción visibles y eficaces.
  • Escribir contenido interesante, pero no olvidar la parte visual.

6. Usa contenido breve, conciso y visual

Una vez más el contenido es el rey. Si ofreces contenido de calidad a tus suscriptores, conseguirás que estos tengan ganas de seguir leyéndote y esperen tus emails como agua de Mayo.

Pero recuerda dos elementos importantes:

  • No seas muy pesado:
    La gente no dispone de mucho tiempo para leer los numerosos emails que llegan a su correo. Por ello es mejor intentar decir lo máximo posible utilizando el menor espacio (si tienes mucho qué decir, es mejor presentar un breve párrafo dentro del email y poner al lado un enlace que lleve a la noticia completa).

  • Preocúpate de lo visual de la misma forma que del texto:
    Somos animales visuales y las imágenes pueden ser una buena forma de atrapar a los lectores y llevarles a la acción. Tan importante es escoger las fotos adecuadas como redactar un buen texto, por lo que tendrás que combinar ambas partes para crear un buen contenido. 

7. Haz pruebas A/B

No tengas miedo a hacer pruebas. Si tienes dudas sobre algo y no sabes si puede funcionar, puedes hacer diversas versiones de un mismo email (cambiando colores, llamadas a la acción, fotos o contenido) y envía las distintas opciones a diversos grupos de clientes. Esto te puede permitir sacar datos y ver qué tiene más éxito, que gusta más y que te trae mejores resultados.

8. Revisa, revisa y revisa

Aunque no te lo creas, muchas empresas se olvidan de revisar sus emails y mandan newsletter con fallos ortográficos, errores en fotos o elementos que no funcionan. Y esto, Señor Lector, puede cerrar muchas puertas.

Es mejor pecar de precavido y revisar mil veces un mismo documento (e incluso pedir a los compañeros que lo revisen por ti) para evitar posibles errores. ¡Todos sabemos que, cuando las cosas funcionan, nadie dice nada… pero cuando las cosas fallan, puedes ser presa de las críticas más feroces! Evita problemas y mira dos, tres o cuatro veces cada envío. 

9. Y por supuesto ¡ANALIZA!

Un error garrafal que suelen hacer muchas empresas es enviar sus emails y no volver a pensar en ellos. Yo te recomiendo no olvidarte de tus newsletters y estudiar qué sucede una vez que los destinatarios reciben la información, porque la mejor forma de aprender y crecer es conocer el comportamiento de nuestros suscriptores.

Analiza continuamente todos los resultados y las estadísticas de tus envíos (y revisar el número de aperturas, el número de clicks, o la información más exitosa). Cualquier dato puede ayudarte a extraer información valiosa y mejorar en futuras situaciones.


¡Y hasta aquí llegamos hoy! Si tienes más preguntas sobre las newsletters, contacta con nosotros. Mándanos un email, llámanos por teléfono, acércate a nuestra oficina o envíanos señales de humo y te ayudaremos con todo necesario para que tus emails sean 100% efectivos.

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de la navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies.

AceptarMás información